Alberto Arroyo

Alberto Arroyo

Compositor

separador

Alberto Arroyo (Barcelona, 1989) estudia piano en el Conservatorio Joaquín Turina  de Madrid. Ascendido de curso de armonía y análisis termina obteniendo en 2010 Matrícula de Honor en Análisis del s. XX con Rafael Eguílaz. En 2007 y 2009 recibe en Boston clases de armonía, orquestación, contrapunto y armonía del s. XX de Alla Cohen, profesora de la Berklee College of Music y del New England Conservatory. De 2007 a 2010 estudia Magisterio Musical, actuando con su coro en París, Lisboa, Madrid (Auditorio Nacional de Música, etc.) bajo la dirección de Enrique Muñoz. Desde el año 2010 al 2014 estudia Grado en Composición en el CSMA (Zaragoza) con José M. Sánchez-Verdú, A. Charles, H. Parra, José M. López López, N. de Paz, J. Sanz y otros. En 2014 termina sus estudios superiores en Zaragoza con Matrícula de Honor en Análisis de la música del s. XX y en Alemán como lengua extranjera. Desde el año 2014 estudia un máster en composición en la Hochschule für Musik C.M. v Weber Dresden con M. Andre, M. Tsangaris y J.P. Hiekel. Para dicho máster es becado por la Fundación SGAE.

Finalista en 2011 del Premio Fundación Autor-CNDM, siendo el “finalista más joven de la historia del certamen”. Finalista de la Convocatoria Jóvenes Compositores TDM y seleccionado como alumno para el Taller de Composición y Experimentación Sonora 2014, 2015 y 2016 del Festival Mixtur. En 2012 es becado por el Mozarteum para ser alumno de la Sommerakademie. En 2016 estrena su obra de orquesta “Se una notte…” en la Semperoper de Dresde. Sus obras se publican en Babel Scores.

Desde 2015 publica en la revista Sul Ponticello los artículos ¿Influye la lengua materna en los compositores? La relación entre el idioma alemán y la 8ª Sinfonía de Beethoven, La deshumanización del arte: cuando Lachenmann encontró a Ortega y Gasset, Biennale Múnich 2016: sacar punta a la realidad y Darmstadt Ferienkurse 2016: ¿qué papel jugará el sonido en el futuro? Aparece junto a otros compañeros artistas de su generación en los reportajes “Jóvenes y Genios” y “25 años navegando hacia Ítaca: De mentores a discípulos” (ABC Cultural).

Sus obras se han tocado en Berlín (AdK, UdK), Salzburgo (Mozarteum), Dresden (Semperoper, SAdK, Stadtmuseum, HfM DD), Leipzig (Satadtbibliothek), Madrid (Auditorio 400, UAX), Barcelona (Auditori), Toulouse (Espace JOB), Stuttgart, Santiago de Compostela (CGAC) y Zaragoza (Auditorio de Zaragoza) por grupos como Neue Vokalsolisten Stuttgart, Smash Ensemble, Hochschulorchester Dresden, OCAZ Grupo Enigma, Trío de Magia, Vertixe Sonora, Tio Sostenuto, Roberto Manjavacas, Diego Castro o Academia para la Nueva Música, así como en talleres con Ensemble Recherche o Taller Sonoro.

De Alberto Arroyo escribió Paco Yáñez en MundoClásico: “(…) pudimos disfrutar de minutos de verdadera calidad musical (…) Desde el vértice es una excelente obra marcada por la serenidad (…) subyace un incansable trabajo de las relaciones rítmicas, muy fluidas y bien tramadas, de rotunda complejidad marcada por la respiración de lo poético, lo que carga de musicalidad a la partitura de Arroyo y le confiere, en último término, su calidad y excelencia (…) una pieza realmente rica en matices que puso el punto más alto en este nuevo terremoto musical de Vertixe (…) esta soberbia partitura de un Alberto Arroyo al que esperamos volver a escuchar pronto de la mano del ensemble gallego, pues parece llamado a elevar el nivel de los conciertos, la sensación de verdadera trascendencia musical, cuando partituras así nos proponga”.

Si intentara describir qué intento hacer en mi música, tendría que pensar en el cine de Haneke, en algunas obras del escultor Leandro Alonso, en los cuadros de Albert Alís o en la fotografía de O. Nehera. En todos ellos lo que vemos no se muestra de una forma evidente o completa, sino que se sugiere, se oculta. Los planos que emplea Haneke en La cinta blanca o la obra Invisibles de L. Alonso encierran un potencial y ambigüedad que consigue algo esencial para mí: entra en juego la imaginación del espectador, del que observa, del que escucha.